Durante el almuerzo virtual que encabezó Alberto Fernandez este martes con el asistente Especial del Presidente de Estados Unidos, Juan González, y la subsecretaria interina para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Julie Chung, el presidente hizo un pedido especial a sus comensales extranjeros.

Alertado por el canciller Felipe Sola, el primer mandatario supo que en Estados Unidos hay 30 millones de vacunas de AstraZeneca sin uso ni destino aún en el plan de vacunación local. Argentina espera que lleguen las dosis, también de AstraZeneca, que se produjeron en nuestro país y debían envasarse en México. Esa tarea no fue posible por falta de insumos como viales y jeringas, por lo que debieron llevarse las dosis a Estados Unidos. Fernández le pidió a los funcionarios extranjeros la posibilidad de un enroque de dosis entre las que ya están listas y sin destino en Estados Unidos y las que fueron fabricadas en nuestro país y esperan turno para ser envasadas.

En la planta bonaerense de Garín, la farmacéutica mAbxience, perteneciente al Grupo Insud del argentino Hugo Sigman, produce 18 millones de dosis mensuales del producto básico de la droga contra el Covid-19 que se envía a México para terminar el proceso de envase y presentación. La demanda internacional de frascos, jeringas y soluciones salinas empantanó ese proceso por lo cual se han derivado las dosis a Nuevo México, en el oeste de Estados Unidos.