Alberto Fernández denunció una campaña mediática contra el gobierno señalándolo que querer impulsar la liberación de detenidos con la justificación de la pandemia vigente. “Es conocida mi oposición a ejercer la facultad del indulto. Digo esto en momentos en que una campaña mediática se desata acusando al Gobierno que presido de querer favorecer la libertad de quienes han sido condenados”, señaló el presidente, en la tarde de este miércoles, en una serie de mensajes difundidos a través de su cuenta personal de twitter.

“Formulo estas aclaraciones tan solo ante la malintencionada campaña que se ha desatado en redes y medios de comunicación induciendo a hacer creer a la ciudadanía que el Gobierno prepara una salida masiva de gente detenida en virtud de procesos penales”, siguió señalando el primer mandatario para terminar señalando: “Lamento la conducta de quienes en circunstancias tan cruciales como los que vivimos, muestran su poco apreciable condición humana intranquilizando a la sociedad en momentos en que precisamente más necesita ser contenida”.

El gobernador bonaerense también salió en la misma dirección del presidente al señalar, “es absolutamente falso que exista un plan del Gobierno de la provincia de Buenos Aires para liberar masivamente presos. Pero, además, es totalmente inverosímil porque pura y simplemente el Poder Ejecutivo no encarcela, ni libera ni decide libertades condicionales».

La campaña mediática, timoneada por comunicadores opositores al gobierno nacional, tuvo desbordes desopilantes en personajes que, si bien son de poca estatura política, tiene representación institucional. Tal es el caso de la senadora bonaerense Felicita Beccar Varela quien señaló que el gobierno está liberando presos para armar patrullas que amenacen a jueces. En su diatriba, de una grotesca pobreza intelectual, la legisladora macrista hilvanó una serie de ideas conspirativas que fueron más allá de la supuesta liberación de internos penitenciarios.