En las próximas horas Alberto Fernández anunciará la fecha que tendrá la nueva etapa del aislamiento obligatorio que comenzó el 20 de marzo. Tras reunirse este jueves en la quinta de Olivos con los expertos que lo vienen asesorando, y con funcionarios de su gabinete, el presidente debe ahora colocar en el calendario argentino el nuevo mojón señalando hasta donde llegará la cuarentena que va sumando nuevas excepciones para desarrollar distintos tipos de actividades. El 10 de mayo sería el día final para la próxima etapa de aislamiento.

En el círculo de asesores presidenciales nadie piensa que será la última ampliación. “Es todo un éxito desde el comportamiento responsable que asumió la gente”, ponderó Ginés González Garcia aclarando que su opinión no se trata de una expresión exitista, ni mucho menos. Ponderar el comportamiento social que, en términos generales, asumió el argentino ante la emergencia se puede ver en resultados concretos. Solo hace falta comparar los datos locales con el de otras naciones que están siendo duramente golpeadas por la pandemia, con niveles de contagios y víctimas fatales muy altos. Algunos de esos países están muy cerca, Brasil y Ecuador, por ejemplo.

Darle visibilidad a la conducta social responsable sirve también para un reconfortante baño de autoestima nacional. Ayuda a desterrar conceptos maliciosos que personajes autóctonos suelen remarcar, en ocasiones con ensañamiento, degradando nuestra propia cultura social.