En comparación con el oficialismo, y medido en tiempos electorales, el peronismo y sus aliados están rezagados en la definición de candidaturas. La alianza Cambiemos ya tiene, aunque no oficializadas, quienes serán sus representantes para la presidencia, la gobernación en la provincia de Buenos Aires y jefe de gobierno en la ciudad. Algunos analistas políticos afirman que es una ventaja para el oficialismo, aunque puede resultar poco efectiva para frenar la caída de imagen del gobierno ante el cataclismo de la economía nacional.

En el PJ existe preocupación por cerrar formulas y alianzas lo antes posible. Aunque cada vez menos, sigue en el terreno de la incertidumbre la posición de Cristina Fernández. Es ella quien ha tomado definiciones políticas que están permitiendo acuerdos de unidad en distintas provincias, en muchos casos colocando en un segundo plano a sus candidatos más afines. Una muestra que está dispuesta a volver al escenario central en la lucha por llegar a la Casa Rosada priorizando la unidad de todos los sectores por encima de intereses personales. Su preferencia para la gobernación bonaerense es Axel Kicillof quien es, además, el que mejor mide según distintas encuestadoras. Los intendentes peronistas plantean que la fórmula provincial debe ser encabezada por uno de ellos. Podría ser la matancera Verónica Magario o el lomense Martín Insaurralde. De este tridente saldrá el candidato. El ex ministro de economía desde hace tiempo visita pueblos y ciudades de toda la geografía provincial. Una tarea prolija sin más estructura que su propia voluntad y la invitación local que nunca rechaza. Quienes impulsan al jefe comunal de Lomas de Zamora dejaron trascender que su buena relación con Sergio Massa podría definir la voluntad del ex mandamás de Tigre para sumarse a este sector. Hubo una señal en ese sentido el viernes último cuando se vio la participación del actual jefe comunal de Tigre, Julio Zamora, en el congreso partidario del PJ al que no fue Kicillof. Los más entusiastas del dirigente sureño aseguran que la compañera de fórmula de Insaurralde podría ser Malena Galmarini, la esposa de Massa. Reúne consenso la posibilidad que sea Máximo Kirchner quien encabece la lista de candidatos a diputados nacionales, la instantánea del saludo final en el congreso partidario lo ubicó en el centro de la escena como refleja la foto que ilustra esta nota. Todo un anticipo. Algo aparece como seguro, al menos por estas horas, todos coinciden que no habrá interna.