El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, preso desde abril de 2018 tras ser condenado por corrupción, divulgó hoy una carta que le envió el papa Francisco, en la que el pontífice lamenta las «duras pruebas» por las que pasa y lo insta a «no desistir» de la lucha.

El Sumo Pontífice le expresó su solidaridad por las recientes pérdidas familiares que sufrió el político, le pidió que no se desanime y que siga confiando en Dios. Francisco recordó la muerte y resurrección de Jesucristo y subrayó que «el bien vencerá al mal, la verdad vencerá la mentira y la Salvación vencerá la condenación».