A través de distintos voceros el gobierno nacional ratificó que no está en su agenda la posibilidad de una devaluación. Así lo manifestó el ministro de Economía, Martín Guzmán, señalando que se seguirá el proceso actual que apunta a bajar paulatinamente la inflación. También abordó el tema el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, resaltando que “las devaluaciones no son solución de nada” y opinó que tomar esa decisión «en una situación como la que vive Argentina hoy es para provocar más pobreza”, por lo que “no tiene sentido”.

Cafiero fue enfático en sus definiciones sobe el tema al señalar, “los que proponen las devaluaciones como soluciones son los que realmente tienen un interés específico en la economía financiera y en la especulación, porque van a tener cuantiosas ganancias, pero el pueblo argentino no tiene ninguna ganancia a partir de una devaluación como la que están planteando”.

La presión que están ejerciendo grupos económicos dentro del mercado financiero, acompañados por voceros mediáticos que comparten los mismos objetivos, se hizo notar en los últimos días empujando la cotización del dólar ilegal a un precio que no tiene equivalencia con la realidad. “Son maniobras especulativas que distorsionan al mercado”, afirmó un operador del micro centro porteño consultado por CP.