Cuando el coronavirus invade el mundo superando los 200 mil casos y la economía mundial se resquebraja con riesgo de colapsar, el equipo económico del gobierno argentino le presentó en las últimas horas a los tenedores de bonos una propuesta para reacomodar bonos equivalentes a casi u$s69.000 millones con una quita aproximada del 55%. Ahora, comenzarán las negociaciones donde el gobierno argentino buscará mantener ese porcentaje que, obviamente, será rechazado en primera instancia por los tenedores.

Para efectivizar una quita Argentina debe lograr el 75% de la adhesión de los bonistas. Debería hacerlo antes del 7 de mayo, fecha en la que vence un bono por u$s 1.374 millones, el primero de una seguidilla que deberá hacer frente por u$s48.868 millones de capital y otros u$s14.838 millones en concepto de intereses. El 43% de los títulos emitidos está en manos de tenedores privados, mientras que el 37% en agencias del sector público y el restante 20% con organismos bilaterales y multilaterales. Asimismo, el 55% se encuentra bajo legislación argentina y el 45% restante, bajo legislación extranjera.