El gobierno salió a minimizar el plan de lucha de las centrales obreras que este lunes entregó un paro general. Lo hizo a través de varios de sus funcionarios más relevantes, después que el propio Presidente Mauricio Macri hicieran declaraciones el día de la protesta asegurando que se trata de una medida que no sirve para nada. Este martes el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, en forma displicente comentó, “a nosotros no nos cambia nada la medida de fuerza”, agregando que el único camino para resolver los conflictos es el diálogo y definió que “un paro nunca es positivo”. En declaraciones realizadas en la Casa Rosada, al término de la reunión de Gabinete encabezada por el presidente Macri, el funcionario comentó que seguirán “trabajando sector por sector, y dialogando con las autoridades de la CGT a través del ministro de Trabajo».