El ministro de Economía, Martín Guzmán, participó hoy de la tercera reunión virtual de ministros de Finanzas y titulares de Bancos Centrales del Grupo de los 20, donde se acordó un plan de acción conjunto destinado a mitigar el impacto económico del COVID-19, que comprende, entre otras iniciativas, suspender temporalmente el pago de la deuda de los países más pobres.

Según anunciaron los integrantes del G20 en un comunicado conjunto, en la reunión se resolvió avalar la suspensión temporal del pago de la deuda para los países más pobres, a fin de permitir a las naciones más vulnerables concentrar sus esfuerzos en la lucha contra el coronavirus. “Apoyamos una suspensión por tiempo limitado de los pagos de deuda de los países más pobres que solicitan tiempo”, dijo el G20 en el comunicado.

Durante el encuentro, el ministro Guzmán remarcó ante sus pares que la Argentina “apoya la iniciativa de alivio de deuda del FMI y del Banco Mundial. Nosotros consideramos que estos esfuerzos deben ser más abarcativos e incluir a los acreedores privados en los casos que sea necesario. De otro modo se corre un riesgo de socavar la efectividad de las políticas que se están llevando adelante para lidiar con los efectos del Covid-19 en el mundo. Las perspectivas de recuperación luego de la pandemia dependerán en buena medida de cómo se lidie con el problema de sostenibilidad de deuda de los países más afectados”, afirmó.

El titular del Palacio de Hacienda se refirió a la reestructuración de la deuda que viene llevando adelante el país. Lo hizo señalando que “Argentina ha estado siguiendo un proceso ordenando, sobre la base de buena fe, para reestructurar la deuda y restaurar la sostenibilidad”, afirmó, y adelantó que “en los próximos días se presentará la propuesta a los acreedores, que es consistente con nuestro marco macroeconómico y con el análisis de sostenibilidad de la deuda pública de la Argentina realizado por el equipo técnico del FMI”.