Comenzó la tercera revisión del FMI sobre las metas comprometidas con el gobierno argentino en el marco del acuerdo firmado el año pasado.

La delegación del organismo financiero internacional se reunió con funcionarios del Banco Central y también del Ministerio de Hacienda. Según trascendió hubo intercambio coloquial y satisfacción de los extranjeros por el ajuste que está llevando adelante el gobierno. Esto permitirá continuar con el endeudamiento prometido, con un nuevo desembolso de 11.000 millones dólares que realizará el FMI en marzo y se completará, más adelante, con otros que le garantizarán a Macri tomar en nombre de todos los argentinos una deuda total para el año de 56.000 millones de dólares. En estos días los funcionarios extranjeros también le dirán al Ministro de Hacienda argentino cual será la nueva banda definida como la zona de no intervención del Banco Central para con la cotización del dólar. Todo parece indicar que con el formidable endeudamiento se evitará el ingreso al default, dándole más tranquilidad a Macri para encarar su reelección en las elecciones de octubre.