La actividad económica en la Argentina mantendrá una marcada caída durante el año en curso que desembocará en recesión en el 2019, en un contexto de elevada inflación. Eso es lo que observa el FMI estimando que el producto bruto interno argentino retrocederá 3,1% en 2019 y verificará una nueva contracción, de 1,3% en 2020. Para el presente año el Fondo Monetario Internacional evalúa que la inflación anual será del 57,3%, ubicándose como la tercera más alta del mundo detrás de Venezuela y Zimbabue. EL FMI también estima que la desocupación se mantendrá por encima del 10% en este mismo período.