Carlos Rosenkrantz asumirá este lunes la Presidencia de la Corte Suprema de Justicia, reemplazando a Ricardo Lorenzetti. Se trata de quien fuera propuesto, por el presidente Mauricio Macri, para ingresar por Decreto Presidencial al máximo tribunal.

Algo inconstitucional e inédito en la historia argentina que Rosenkrantz estaba dispuesto aceptar. Ahora, con apoyo directo de dos de sus pares, Horacio Rosatti y Elena Highton de Nolasco, e indirecto del Poder Ejecutivo Nacional, accederá a la titularidad del máximo organismo de justicia del país. Ha recibido duras críticas de los organismos de derechos humanos, por haber sido uno de los jueces que el año pasado firmó el fallo para aplicar el 2 x 1 a condenados por delitos de lesa humanidad. Los cargos en la Corte se completan con la vicepresidenta de Highton de Nolasco y Lorenzetti, Rosatti y Maqueda como vocales.