La información llega desde España y representa un nuevo llamado de atención para trabajadores del subte porteño, ya que el gobierno de la ciudad compró formaciones de ese país que están contaminadas con asbesto, un material cancerígeno. Al ser detectado las autoridades del gobierno porteño comenzaron un reclamo judicial contra el Metro de Madrid.

La investigación judicial del caso asbesto en el Metro de Madrid dio inicio este jueves con una movilización de trabajadores del Metro de Madrid y representantes sindicales que se concentraron en las puertas del juzgado de la capital de España, en apoyo a sus compañeros afectados por la exposición al amianto en los últimos años, por lo cual muchos contrajeron cáncer costando la vida de cuatro operarios. Los trabajadores piden que se asuma su responsabilidad pagando las indemnizaciones correspondientes.

Este jueves declararon en los tribunales de Madrid los trabajadores afectados a la exposición al asbesto. El mortífero material ha envenenado por el momento a siete empleados; cuatro de ellos han muerto. Durante al menos dos décadas, desde 1992, Metro ocultó a sus trabajadores que manipulaban un material tan peligroso como el asbesto.