Alberto Fernández se despachó con duras críticas este sábado en Salta definiendo a los integrantes del gobierno nacional como ladrones de guantes blancos. “Voy a manejar a una Argentina que gobernaron ladrones de guantes blancos que le dieron a sus amigos empresarios los mejores negocios de la argentina y esos negocios tuvimos que pagarlos cada uno de los argentinos”, afirmó en un acto de campaña acompañado por el candidato a gobernador por su espacio político, Sergio Leavy y el gobernador tucumano Juan Manzur. “La gente demanda salir de este estado deplorable en que quedó la argentina. En cuatro años han sumergido en la pobreza a millones de argentinos, han dejado sin trabajo a cientos de miles de argentinos, hemos visto cerrar medianas y pequeñas empresas, y hoy el presidente se da cuenta que esto no puede pasar. Señor presidente no vega a decir que viene a combatir la pobreza cuando lo único que hizo fue hacerla crecer, no venga a decir que va a crear más fuentes de trabajo cuando lo único que hizo es destruir fuentes de trabajo”. El candidato presidencial del Frente de Todos reivindicó haber logrado la unidad para evitar que Macri siga siendo presidente. “El mayor pecado que podemos cometer es dividirnos”, aseguró para destacar que cuando eso ocurre llegan los que siempre que han llegado terminaron perjudicando al país y a su sociedad. “Tenemos por delante muchos desafíos por lo que nos dejan es tierra arrasada. Es la herencia que dejan cada vez que pasan por el gobierno. Vinieron a terminar con el cepo y dejaron el cepo, vinieron a terminar con el default y nos dejaron en default, vinieron a llenar de reservas el Banco Central y nos lo dejan sin reservas, vivieron a terminar con la inflación y la multiplicaron por dos, y siempre pagan los mismos los platos rotos que dejan estos canallas”. En otro párrafo destacó que el país dejará de pagar la usura que se llevan los bancos y avanza en políticas ambientales que cuiden los bosques nativos. “Vamos a terminar con el desmonte”, le respondió a una mujer.