Una investigación del diario El País, de España, reveló que la ex titular del FMI y actual presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, fue consejera entre 2003 y 2005 de un bufete de abogados que defendía a una firma legal en Bermudas y Singapur. Se trata del despacho de abogados Baker & Mckenzie, con domicilio en las islas Bermudas, que figuraba entonces en la lista negra de la Unión Europea (UE) de paraísos fiscales.

La isla caribeña fue considerada “como uno de los lugares más opacos del planeta, Bermudas fue hasta el pasado mayo un paraíso fiscal por su baja tributación, según la lista negra que elabora la UE”, detalla el diario español agregando que Lagarde «abandonó Law in Context en 2005 para ser ministra de Comercio Exterior del Gobierno del entonces primer ministro francés Dominique de Villepin. Años después, en 2011, se convirtió en directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) y desde hace un mes es la presidenta del Banco Central Europeo (BCE)». La ex titular del FMI perteneció también al consejo de una sociedad vinculada a la misma firma internacional en Singapur, cuando este país estaba blindado por el secreto bancario.