En la media hora previa al inicio de las habituales reuniones de la comisión de educación de la Legislatura porteña, es frecuente escuchar reclamos de docentes, alumnos o integrantes de las cooperadores de los colegios de la ciudad.

Este martes no fue la excepción, sin embargo sorprendió el relato de Cecilia Luis, madre de un alumno de la escuela primaria número15, Carlos Tomás Sourigues, ubicada en Aranguren 2400 del barrio de Flores. Ella relató que el establecimiento tiene muchas ratas, “la situación es muy grave porque han aparecido roedores en lugares donde el acceso de los chicos es permanente”, comentó la madre a cronistas acreditados en el parlamento. Hasta ahí se trata de una situación, si bien grave, habitual como reclamo en las escuelas. Lo insólito fue la respuesta que le dieron a esta mujer las autoridades del gobierno ante quienes hizo el reclamo. “La supervisión nos ofreció poner cebos y darnos dos gatos para que se coman a las ratas”.  Este miércoles a partir de las 16:00 se realizará un abrazo a la escuela pidiendo la inmediata desratización de la misma.