El dólar vuelve a meter presión en la economía de los argentinos y carga de incertidumbre respecto a su comportamiento futuro. Este viernes lo hicieron cotizar un 2,6% por encima de su cotización de ayer. Cerró a $ 43,10 alterando los nervios de operadores y del equipo económico del gobierno que, pese al flujo de divisas que aporta el FMI, aumentando considerablemente el endeudamiento nacional, no logra calmar a los mercados.  

Tampoco pudo contener la cotización del dólar la suba de las tasas propuesta por el Banco Central colocando las Leliq a 7 días al 66,655%, con una absorción total de $ 210.027 millones. Hubo un pico máximo de ofrecimiento que llegó al 67,10% para evitar la fuga al dólar, algo que no se consiguió.