La Cámara de Casación Penal anuló un fallo que negaba la excarcelación o prisión domiciliaria del empresario Lázaro Báez que había sido solicitada por sus abogados al considerarlo parte del grupo de riesgo en el marco de la pandemia de coronavirus.

Báez está detenido desde el 6 de abril de 2016 y su defensa argumentó que tiene 64 años, enfermedades coronarias, insuficiencia respiratoria y diabetes tipo 2, lo cual lo pone en situación de riesgo ante la pandemia de coronavirus.

La decisión del máximo tribunal penal federal del país se tomó porque el fiscal ante el Tribunal Oral Federal 4, Abel Córdoba, parte acusadora en juicios por presunto lavado de dinero contra el dueño de «Austral Construcciones», aceptó el planteo de su defensa en lo vinculado a otorgar a Báez la excarcelación o prisión domiciliaria y pese a ello los jueces rechazaron el pedido.