En una tarea coordinada entre el Departamento Interpol de la Policía Federal Argentina, el Ministerio de Seguridad  de  la  Nación   y el Poder Judicial se detuvo al prófugo chileno Walther Klug Rivera que estaba siendo buscado por la justicia de su país tras ser condenado por delitos aberrantes durante la dictadura de Pinochet.
Klug Rivera fue jefe de un campo de detenidos en Chile. En democracia se lo condenó por las desapariciones y asesinatos de 23 trabajadores y que lo investiga por el secuestro de un estudiante de la Universidad de Concepción. La articulación interagencial permitió su detención y, con la intervención de Migraciones se logró su expulsión del país. «Una vez más, Argentina continúa el camino de la defensa de los DDHH y los Tratados Internacionales», comentó la Ministra de Seguridad Sabina Frederic a través de su cuenta en Twitter. Klug fue detenido en la Ciudad de Buenos Aires tras ingresar al país con un pasaporte Alemán.