El titular del Consejo de la Magistratura, Alberto Lugones, salió al cruce de los números exagerados que desde distintos medios de comunicación se están dando en relación al beneficio de prisión domiciliaria otorgadas en los últimos días para descomprimir las cárceles, como medida preventiva ante la epidemia vigente.

Lugones, que también es camarista federal de San Martín, desestimó que sean 1.000 los internos beneficiados, «no creo que lleguen ni a 200 los casos», señaló en una nota realizada en Radio La Red. También explicó que el organismo que preside se encarga de verificar “que en cada caso que se pide la domiciliaria se cumplan las condiciones y supuestos que corresponden, que tengan alguna situación que justifique peligro de vida o de su salud». También comentó que para cada caso primero se verifica el estado de salud del interno, tarea que realiza el cuerpo médico del penal respectivo, y, si no fuera posible eso, se hace intervenir al Cuerpo Médico Forense.

Lugones comentó que en las estructuras sanitarias de los penales «hay problemas de hacinamiento, eso no se puede dar, y hay que otorgar la domiciliaria tomando recaudos de seguridad para los vecinos del interno».