Pese al pico máximo de nuevos contagios que atraviesa el país en general y el AMBA en particular, la ciudad continuará habilitando actividades. El Gobierno porteño informó que desde este lunes comenzarán a funcionar locales de gastronomía con servicio al aire libre. Los encargados de estos locales deberán, en primera instancia, validar la propuesta de reapertura ante el Gobierno local.

El protocolo que deberán cumplir establece «que no podrá haber servicio alguno en los salones internos, que la distancia entre personas deberá ser de al menos 1,5 metro y que habrá que llevar al mínimo posible la convivencia simultánea en un mismo espacio físico». Tanto los clientes como el personal gastronómico deberán usar tapabocas de manera permanente y «en caso de que los establecimientos no cuenten con un acceso directo desde el exterior al patio o terraza, se deberá demarcar un pasillo (libre de objetos) que contemple ambos sentidos de circulación», además de «evitar la permanencia de personas en la vía de circulación». Cada mesa estará dispuesta con un radio propio libre de 1,7 metro cuadrado respecto de las otras, podrán sentarse un máximo de cuatro comensales, y deberán ser sanitizadas ante cada cambio de cliente.