El presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, dio a conocer una carta en la que rechazó las acusaciones en su contra lanzadas por la diputada Vanesa Siley (Frente de Todos) que pidió su juicio político.

El titular del máximo tribunal se victimiza en el escrito señalando, entre otras cosas, que “hace tiempo soy blanco de una persistente campaña de desprestigio en distintas publicaciones y por parte de distintas personalidades. Me atribuyen falsamente inconductas, irregularidades y delitos de distinta naturaleza. Así, por ejemplo, me han imputado ante el Juzgado Federal 4 tener nada menos que 71 cuentas en el exterior, todas a mi nombre, para cobrar sobornos en numerosos paraísos fiscales. La imputación no solo es falsa, tal como lo manifesté en una presentación que hice en marzo de este año en dicho tribunal, sino completamente disparatada”.  

Rosenkratz que llegó a la Corte Suprema impulsado, inicialmente a través de un escandaloso DNU del expresidente Macri para más tarde ser nominado como marca la Constitución a través del Senado Nacional, asegura que “las acusaciones son completamente infundadas. No he incumplido deber funcional alguno”.