Un pedido de informes presentado en la Legislatura Porteña desde el Frente de Todos indaga sobre posibles irregularidades en el proceso de tasación llevado a cabo por el Gobierno de la Ciudad sobre el sector del «Polígono A» de los terrenos del Tiro Federal, que luego fue vendido por un monto mucho menor al estipulado.

El legislador porteño Santiago Roberto (Frente de Todos) es quien argumenta la denuncia en que, según el informe elaborado por la Auditoría General de la Ciudad, el Ejecutivo porteño ordenó hacer una tasación privada sobre un sector de las tierras de Tiro Federal, donde se realizará el proyecto «Parque de la Innovación», cuando el encargado de las tasaciones oficiales y obligatorio para todo proceso de venta de inmuebles es el Banco de la Ciudad.

A través de un pedido de informes, Roberto le pide al Gobierno porteño explique «por qué la Dirección de Gestión de Inversiones solicitó la realización de la tasación a la firma L. J. Ramos Brokers Inmobiliarios S.A. antes de que se realice el proceso de contratación. Esa empresa inmobiliaria inició sus tareas en el mes de enero concluyéndolas el 10 de febrero. Sin embargo, el expediente de la contratación tuvo apertura el 10 de febrero y recibió cotizaciones de otras firmas en los días 16 y 24 de febrero, después que el ganador ya había terminado el trabajo y presentado su factura».

Roberto sostiene que «no solo la contratación de la empresa tasadora fue de manera irregular, sino que la venta del ´Polígono A´ del Tiro Federal fue por un precio menor del que estaba valuado el terreno», agregando que «la firma L. J. Ramos Brokers Inmobiliarios S.A cotizó esas tierras en 2017 por un valor de venta de 175 millones de dólares y 20 meses después esas mismas parcelas fueron subastadas por 151 millones de dólares».

El Auditor General Lisandro Teszkiewicz envió el informe realizado por la  Auditoría a la Procuración General de la Ciudad para que investigue las irregularidades detectadas y la posible comisión de delitos. «En este caso, estamos ante la venta récord para el valor de un inmueble de la Ciudad, una de las parcelas más caras de todo Buenos Aires, y cuando vamos a los papeles, vemos que se contrató una consultora privada para hacer un trabajo que es atribución del Banco Ciudad y que dicha contratación estuvo plagada de irregularidades. Resulta evidente que todas estas maniobras deben investigarse”, señaló Teszkiewicz.