El presidente, Alberto Fernández, recibió este viernes al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en la residencia de Olivos. Según dejaron trascender voceros de ambos mandatarios el encuentro sirvió para analizar el cumplimiento de la cuarentena en el AMBA iniciada esta semana y con fecha de vencimiento el 17 del mismo mes.

Posiblemente, la reunión haya servido también para abordar otros temas derivados de la pandemia y su consecuente cuarentena. Los voceros formales consultados por CP lo negaron, pero no pocos especulan que la relación Nación-Ciudad se encuentra atada en estos días a necesidades porteñas extremas de corte financiero. La brutal caída en la recaudación tributaria de la ciudad, que el gobierno porteño la ubica en un 30% pero sería mucho más alta, colocará las obligaciones de pago en un cuello de botella en pocas semanas más. La Ciudad no emite dinero como la Nación, y pese a ser el distrito más rico del país debe buscar recursos con urgencia para estar a la altura de sus compromisos. No es extraño que el tema haya sido abordado en el encuentro de este viernes en Olivos.

En cuanto a la nueva fase de la cuarentena las fuentes oficiales señalaron que Fernández y Larreta se mostraron conformes con el descenso de la cantidad de pasajeros en el tránsito del AMBA, y analizaron las cifras de los últimos días y la tarea del Ministerio de Seguridad desplegando un operativo en los accesos a la Ciudad durante las 24 horas con otras tareas como el patrullaje con altoparlantes para concientizar a la población, mientras que escuadrones viales de Gendarmeria Nacional y Policía Federal Argentina están movilizados sobre las autopistas.