El Senador Nacional Jorge Taiana (Frente de Todos) volvió a la carga este lunes con observaciones puntuales que realiza a los planes que tiene el gobierno para con la Hidrovía del Paraná cuya concesión vence en abril, después de haberlas prorrogado el año pasado por la pandemia. Se trata de una ruta por dónde se exporta el 75% de la producción nacional que fue concesionada por 25 años en 1995 bajo el gobierno de Carlos Menem. Desde entonces es administrada por el consorcio conformado en partes iguales por la multinacional belga Jan de Nul y el Grupo argentino EMEPA, que timonea Gabriel Romero.

Taiana presentó un pedido de informes sobre el llamado a licitación pública nacional e internacional, para la modernización, ampliación, operación y mantenimiento de esta Vía Navegable Troncal, que fue activado por el decreto 949/2020 del 26 de noviembre último. El senador entiende que existe una contradicción ya que tres meses antes el gobierno nacional y varias provincias lanzaron el Consejo Federal y anunciaron la creación de la «Administradora Federal Hidrovia Sociedad del Estado» para gestionar la vía fluvial.

En medio de esta contradicción hay una fuerte puja de intereses cruzados ya que las Cámaras que aglutinan a exportadores agropecuarios no quieren que nada se modifique, mientras que distintos sectores políticos impulsan la estatización de la administración de esta Hidrovia denunciando que los controles son deficientes generando una verdadera canaleta por donde se fugan las exportaciones evitando los pagos correspondientes.

«La concesión de la Hidrovía que concluye en abril ha sido muy elogiada en los últimos 25 años por las grandes cerealeras porque no hay ningún control de lo que se exporta. Sólo hay declaraciones juradas», comentó Taiana.