La senadora Cristina Fernández presentó este lunes un escrito ante el juzgado de Claudio Bonadío relacionado con las ocho causas que ahí se tramitan y la involucran, siete de ellas relacionada con la llamada causa de las fotocopias de los cuadernos. Se retiro de los tribunales de Comodoro Py a las 10:44, el juez Bonadío evitó cruzarse con ella.

Previo a su llegada hizo público esta presentación agregando “Mientras proyectan esa película por la cadena nacional de medios oficialistas, los argentinos y argentinas ya no saben cómo hacer para pagar los útiles del colegio, las facturas de luz, gas y agua, la cuota de la prepaga, las expensas y alquileres, el changuito del supermercado”, agregando que “la única y verdadera asociación ilícita son ellos… que no sólo arman causas para hacer operaciones políticas de estigmatización y destrucción de opositores, sino que recaudan dinero en divisa extranjera coimeando a empresarios e imputados”. La ex presidenta asegura que “el guión es del fiscal Carlos Stornelli y uno de sus socios Marcelo D’Alessio; fotografiados, filmados, grabados y whatsapeados extorsionando y coimeando empresarios en la causa de las fotocopias de los cuadernos. Montaje y producción: Cambiemos. Dirige Claudio Bonadío”. Ya en el escrito destaca que la causa de las fotocopias es una nueva movida judicial, una persecución política manifiesta: “Frente a esta nueva imputación falsa en mi contra, que además carece de los requisitos que exige la ley procesal, sólo corresponde señalar que no tengo relación alguna con las supuestas irregularidades que se investigan, cuya verificación resulta ajena, de manera manifiesta, a las competencias propias de la Presidencia de la Nación”. También resalta en el escrito presentado este lunes en el despacho del juez Bonadío: “Aquí se me acusa, una vez más, de haber liderado una supuesta asociación ilícita y tampoco se precisa cuál habría sido mi participación en los cientos de presuntos actos delictivos a los que genéricamente se hace referencia en el expediente. Todo se resume al supuesto carácter de jefe de tal imaginaria asociación, de la que no existe por cierto evidencia alguna. En estas condiciones, como ya lo advertí, desarrollar el derecho de defensa en juicio resulta imposible, debiendo limitarme naturalmente a señalar que se trata de una nueva imputación calumniosa en mi contra”.