Cristina Fernández afirmó este jueves que “la sensibilidad debe volver a la Casa Rosada”. La ex presidenta fue la principal oradora en la primera de las dos jornadas del Encuentro Nacional de trabajadoras bancarias. Acompañada del Secretario General Sergio Palazzo, Fernández criticó, sin nombrarla, a la gobernadora bonaerense por haber negado que centenares de jóvenes hicieron cola por un pedido laboral para ser guardia cárcel, señalando que en realidad estaban inscribiéndose para estudiar. “No quiero ser fiscal, pienso porque pasa eso. A lo mejor nunca sufrieron eso en la casa, no es el ámbito de ellos y conocen de esas necesidades únicamente desde el mozo que le sirve en la casa, o la mucama que le limpia o el chofer que les conduce el auto. Es necesario volver a tener capacidad y sensibilidad en la Casa Rosada y en cada uno de los lugares en que los dirigentes políticos tenemos que tomas decisiones”.  La senadora reivindicó las políticas que implementó durante sus dos mandatos destacando el nivel alto de consumo que tenían los trabajadores “El supermercado era un paseo de la familia”, señaló. Finalmente reflexionó “Después de ser dos veces presidenta por elección del pueblo argentino, estoy despojada de cualquier vanidad o ambición”, resaltando que su lugar hoy es ayudar para volver a unir a los argentinos y retornar a un tiempo de crecimiento y felicidad.