Cristina Fernández eligió la inauguración de obras en el Hospital de Niños «Sor María Ludovica» de La Plata, que habilitó este lunes el gobernador Axel Kicillof,  para reinstalarse en un primer plano del escenario político nacional. Lo hizo para pedirle a la dirigencia política que deje «la vacuna y la pandemia afuera de la disputa política» y abogó para que no se ponga en duda «lo que dice la ciencia».

Tras las palabras del mandatario bonaerense la vicepresidenta envuelta en un ventarrón que le hizo recordar sus días en Santa Cruz, señaló, «no podemos seguir discutiendo y envenenando a la gente con que la vacuna tal no sirve. En nombre de tanta gente que no se vacunó y hoy ya no está, y sus familiares la lloran, en nombre de los trabajadores de la salud, por favor dejemos a la vacuna y a la pandemia afuera de la disputa política», expresó la vicepresidenta.

Cristina Fernández reiteró la necesidad de acordar no debatir en términos políticos sobre el cuidado sanitario en pandemia donde la palabra de los especialistas médicos es la que vale. «Entre todos podemos llegar a un acuerdo básico mínimo; hay cosas que no pueden ser ya objeto de discusión», afirmó.

Cristina Fernández analizó que «con la última llegada de Astrazeneca llegamos a los 20 millones de vacunas, con todas las dificultades que vemos y son producto de la desigualdad, vemos países que han acaparado millones de vacunas a punto tal que tienen 8 vacunas por habitantes frente a otros que penan por vacunas».

Las obras en el Hospital de Niños de La Plata, donde se reanudaron obras en el Pabellón de Salud Mental, implicaron una inversión de $148.605.766.