Tal como se esperaba resultó multitudinaria la convocatoria de organismos de derechos humanos para recordar un aniversario más del golpe de estado que irrumpió en la vida constitucional Argentina el 24 de marzo de 1976.

Sobre el cierre del acto se dio a conocer un documento consensuado por los organismos, leído por varios de sus integrantes, en el que se repudió la prisión domiciliaria que favoreció a varios genocidas condenados y las políticas de ajuste del gobierno de Mauricio Macri. También se dirigieron a la Corte Suprema para que se pronuncie sobre el fallo del 2×1 a favor de los represores y denunciaron la falta de constitución de tribunales en juicios de lesa humanidad y la distancia entre audiencia y audiencia. Leído por la titular de Abuelas, de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto el escrito concluyó con «No permitiremos ni un retroceso en memoria verdad y justicia. Ni un paso atrás. Ni un genocida suelto». Carlotto además recordó que la organización que preside logró encontrar a 127 nietos que recuperaron su identidad.