Cuando aún no está claro cómo se desarrollará, pandemia de por medio, la temporada de verano en las zonas turísticas de nuestro país, varios jefes comunales van diseñando estrategias. El intendente de Pinamar, Martin Yeza declaró que imagina para la temporada que viene “menos gente pero una mayor estadía, con controles más exiguos y un mejor seguimiento de las personas que vengan a la ciudad». 

Yeza agregó que bajo las actuales circunstancias sanitarias “sé que no es, ni debe ser, prioridad el turismo”, destacando que hay varias cosas que resolver “como los boliches o megarecitales que seguramente no serán una posibilidad para este año”. Una posibilidad, en el marco de control preventivo, es la realización de hisopados para que las personas puedan viajar.

En el terreno político el intendente afirmó que no está «seguro de que Macri quiera ser el líder de la oposición», y sostuvo que «le haría muy mal al país que un expresidente estuviera opinando todos los días sobre la coyuntura política».