El presidente bautizó la tercera etapa del combate a la pandemia en nuestro país como de “segmentación geográfica”. Un período en el que comenzarán a tener mayor flexibilidad los movimientos internos en aquellas ciudades con menos de 500 mil habitantes. El resto, en especial la ciudad de Buenos Aires, el cordón bonaerense, La Plata, Mar del Plata, Cordoba capital y sus alrededores, Rosario, Santa Fe, Resistencia y Tucumán, mantendrán el rigor actual. Solo se habilitó salidas de una hora para caminar en un radio de 500 metros cercanos al domicilio. La nueva fecha límite es el 10 de mayo. Queda claro que habrá más, el aislamiento bajo distintas modalidades se mantendrá más allá de ese nuevo mojón en el calendario de la pandemia.

En su exposición Alberto Fernández anticipó que quedan dos etapas más, señalándolas como, la “reapertura progresiva” y la “nueva modalidad”. Fue una forma de comunicar lo que murmura el común de la gente, con distintas características el cuidado a partir del aislamiento continuará varios meses más. Más aún, ya está en el consiente popular que difícilmente exista este año la posibilidad de espectáculos artísticos o manifestaciones deportivas.

El coronavirus llegó para quedarse un tiempo largo entre nosotros, es bueno ir asimilándolo. Al dar por inaugurada, desde este domingo, la tercera de las cinco etapas el presidente volvió a resaltar la necesidad de actuar con cuidado para minimizar las posibilidades de contagio.