La crisis pega duro en todos los rubros. Según informó la Unión de Kiosqueros de la República Argentina (UKRA) en los últimos 4 meses cerraron 5 mil locales, totalizando 33 mil desde diciembre de 2015, es decir bajo la actual administración nacional. La entidad estima que se perdieron como mínimo 33 mil puestos de trabajo, teniendo en cuenta que en cada kiosco trabaja al menos 1 persona. Los cierres se dieron en su mayoría en la Ciudad de Buenos Aires, la Provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Mendoza.