Después de concluir una investigación iniciada en enero, el Ministerio de Seguridad de la Nación presentó una denuncia penal contra Pablo Noceti, exjefe de gabinete del ministerio de Seguridad de la gestión que encabezó Patricia Bullrich (2015-2019), por su responsabilidad penal en el operativo realizado por la Gendarmería Nacional el 1 de agosto de 2017, que derivó en la muerte de Santiago Maldonado.

La investigación también cuestiona el accionar del ex director nacional de la Fuerza, Gerardo Otero, y los jefes a cargo de los operativos de ese día, Diego Balari, Fabián Méndez y Juan Pablo Escola.

El informe de 600 fojas señala que Noceti dio ese día las órdenes para el ingreso de cuatro escuadrones de Gendarmería a la comunidad en Resistencia de Cushamen, donde los mapuche realizaban un corte de la ruta 40 por la liberación de su lonko Facundo Jones Huala.  En los fundamentos de la denuncia se señala que esos procedimientos internos constituyeron una «ingeniería jurídica de la impunidad» con la intención de esconder irregularidades en el operativo. Más aún, el informe interno de Gendarmería sobre estos sucesos “impidió que se conocieran los detalles de su actuación en el operativo generando, al menos por ahora, la situación de cosa juzgada».

También se detalla en el informe que Nocetti estuvo el día previo y el mismo día del operativo en la zona, dando instrucciones a la Gendarmería para actuar bajo la figura de la flagrancia para conjurar el accionar de la agrupación RAM (Resistencia Ancestral Mapuche), considerada terrorista para la gestión anterior.