La diputada Nacional y fundadora de la Coalición Cívica, bajo la tensión al duro cruce que tuvo en los últimos días con el propio presidente Mauricio Macri. “No rompo Cambiemos. La verdad no es buena ni mala, pero no tiene remedio”, publicó Elisa Carrió en un tuit destacando, en un segundo mensaje: “No se preocupen, no voy a romper Cambiemos. Pero hay cosas en materia de justicia que tienen que cambiar. La impunidad no es negociable”. Su cuestionamiento a Garavano, para quien solicitó juicio político tras una declaración cuestionando la liviandad con la que algunos jueces manejan las prisiones preventivas, terminó siendo un dardo directo a la figura del Presidente a quien emplazó con la frase determinante: «El presidente tiene que elegir entre Carrió y Angelici, elige o cae» en una charla partidaria en Corrientes. «Si yo encubro no puedo dormir y me suicido, por eso en vez de suicidarme elijo denunciar, aunque tenga que ser Cambiemos y le toque al presidente de la República», afirmó la diputada en ese encuentro. En círculos cercanos a la Casa Rosada aseguran que con este emplazamiento la diputada cruzó un límite y ya no tiene retorno.