El titular del Banco Central, Luis Caputo, reconoció que estamos atravesando un período de crisis y que el país está en recesión, pero volvió a cargar culpas sobre el pasado y descartó cualquier posibilidad que el país ingrese en default “Argentina no va a entrar en default”, aseguró en Mendoza, donde participó en la Cumbre del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas en Mendoza.

Caputo vaticinó que la inflación irá a la baja a partir del año próximo, “estamos en un proceso de recesión y estamos haciendo lo imposible por revertirlo”, aseguró para reconocer que “no es viable la recuperación económica con una tasa del 60%, esa es una tasa de crisis”. Confirmó que este sábado viajará a Basilea para participar de una reunión de titulares de bancos centrales, donde planteará una propuesta concreta para que estas entidades financieras de los países desarrollados puedan derivar parte de sus reservas (un 2%) a la compra de bonos de países emergentes.  “Los grandes se ayudan entre ellos, China tiene bonos de EEUU”, ejemplificó para rematar que deberían también acompañar a los países emergentes. “La desventaja de argentina, como muchos países emergentes, es que tenemos menos herramientas que los países desarrollados para afrontar crisis como la actual. No tenemos tanto grado de libertad como tienen esos países”, señaló para ejemplificar que “esta crisis en un país desarrollado dura un minuto y medio”. Caputo hechó culpas al pasado por la crisis presente al señalar que “No es gratis haber hecho las cosas mal durante 70 años”. También dijo que es obvio que hay actores jugando en contra desde afuera apuntando a bancos europeos. “Hay gente que nos juega en contra”.