En su último informe de abril de este año la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires dio cuenta que existen 1091 personas en situación de calle en la Capital Federal.  La oficial es una cifra muy cuestionada por distintas organizaciones sociales y ONG que trabajan sobre la realidad de los sectores más desprotegidos de nuestra sociedad. En 2017 la cifra oficial había sido levemente inferior, ubicando a 1066 personas en condición de calle. Sin embargo, un relevamiento paralelo realizado en esos mismos días por un conjunto de organizaciones y Defensoría del Pueblo daba como resultado que existían 4.394 personas en situación de calle efectiva en la Ciudad, y otras 1.478 pernoctan en alguno de los 32 paradores oficiales porteños y o en otras instituciones.

Con números bien distintos, las estadísticas oficiales y la de las organizaciones sociales, van creciendo año a año. Las oficiales dan cuenta que en el 2016 había 866 personas viviendo en la calle, lo que representa un crecimiento del 24% en dos años, a cifras oficiales del 2018.

La Ciudad tiene un programa Buenos Aires Presente (BAP) que se propone convencer a la gente en situación de calle ir a los paradores. Maximiliano Corach, subsecretario de Fortalecimiento Familiar y Comunitario de la Ciudad, explicó que el censo anual se realizó en abril porque las autoridades necesitan contar con datos precisos sobre la población de personas en situación de calle para preparar los recursos que serán destinados a la atención durante el operativo frío que va del 1 de junio al 31 de agosto.

Bajo esta mirada de realidad creciente es que desde la Legislatura Porteña, la diputada radical del bloque Evolución, María Patricia Vischi, presentó un proyecto para que la Ciudad utilice inmuebles ociosos de su propiedad para la apertura de  Paradores Familiares que sólo operarían para una emergencia nocturna. La semana pasada el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, envió un proyecto a la Legislatura para vender 18 propiedades que pertenecen al estado porteño, posiblemente algunos de ellos podrían servir para cubrir esa emergencia que destaca la diputada Vischi. Con anterioridad a su pedido, los legisladores peronistas Victoria Montenegro y Javier Andrade llevaron al recinto el rostro más duro del abandono social a los más desprotegidos. Presentaron una declaración de preocupación por la muerte de Walter García, un joven de 30 años que estaba enfermo en situación de calle durmiendo bajo la autopista entre las avenidas Entre Ríos y San Juan, justo frente a las oficinas del Programa Buenos Aires Presente (BAP). Mientras en el Palacio Ayerza se barajan propuestas y declaraciones, centenares de indigentes sufren las inclemencias del duro invierno durmiendo en las calles de la ciudad más rica del país