Un proyecto del gobierno porteño propone la obligación para las empresas de telecomunicaciones de utilizar, para el tendido de sus cables, los ductos subterráneos que la ciudad tiene en la actualidad o vaya construyendo en el futuro.

“En la actualidad están obligadas en un pequeño radio del microcentro donde las obras ya fueron efectuadas. Pero la idea es que esta red se vaya ampliando y así eliminar los cables que van por vía aérea”, explicó el diputado Diego García Vilas, autor del proyecto presentado en el parlamento. El gobierno de la ciudad instaló estos canales subterráneos en el microcentro hace un par de años. En esos momentos la diputada Gabriela Cerrutti denunció que esas obras se concretaron para beneficiar a operadoras que requiere de fibra óptica para sus servicios de tv por cable o internet, empresas que estaban obligadas por ley a realizar esas obras. El proyecto que ingresó al parlamento en estos días plantea que las empresas deban pagar un cargo mensual por la utilización de estos canales subterráneos. “La idea es que la ciudad vaya teniendo ingresos por este servicio para poder seguir ampliando la red subterránea y la consiguiente descontaminación visual”. En forma paralela a este proyecto de ley ingresó otro que propone confeccionar un plano de las redes subterráneas que tiene la ciudad. Lo hará recabando información de las distintas empresas que utilizan el subsuelo para ofrecer sus servicios. Aunque resulte extraño, el Estado porteño no cuenta con información fehaciente de lo que existe en el subsuelo.