En la desesperación por vender más, en medio de una acentuada recesión y aprovechando las liquidaciones por fin de temporada, muchos comercios revisten sus vidrieras con tentadores descuentos. Lo curioso es que un número importante de ellos eligen otro idioma para comunicarlo. Preferentemente el inglés, aunque no faltan quienes también optan por el francés. Se trata de un desplazamiento de la lengua propia que parece circunscripta a una sutil degradación, como si el inglés le ofreciera al comercio en cuestión un status superior al resto.  Con mil años de antigüedad, el español se ha convertido en el segundo idioma nativo más hablado del mundo con 560 millones de personas que la utilizan, según informó el Instituto Cervantes de España. La lengua es también la segunda en los negocios, luego del inglés. En términos económicos, la industria del libro en español es la cuarta del planeta (sólo se ubica detrás de EEUU, Reino Unido y Alemania) con una facturación que ronda los 4.500 millones de dólares. En tal sentido, el mercado crece no sólo en tierras latinas, sino también anglosajonas. En los Estados Unidos hay 55 millones de hispanoparlantes, lo que equivale al 17% de la población total del país.

Empresas con enorme tradición en nuestro país, como la fábrica de zapatos Grimoldi fundada en 1895, han sucumbido ante la derrota cultural. El local que tienen en Unicenter expone en su vidriera “Black Sale”, para después explicar en castellano que ofrecen 3 cuotas sin interés para adquirir sus reconocidos productos. Si bien el enorme shopping de Martinez tiene, por estos días, casi todos sus locales con inscripciones parecidas, hay otros que resisten a la tentación de rendirse a otra lengua. En la segunda planta, muy cerca de Grimoldi, otro local parece responderle. Dos bandas blancas cruzan de ángulo a ángulo la vidriera. En una se lee “advertencia” y en la otra una palabra que parece estar rescatada del lunfardo “ganga”, refiriendo a lo barato de las ofertas que plantea este local de ropa femenina que tampoco esconde la vigencia del plan Ahora 12.