La mayoría de los argentinos ha decidido acatar el decreto presidencial que marca el aislamiento obligatorio para combatir el coronavirus. Las calles vacías son testigo de la mayoritaria aceptación. No es el único ejemplo. Hay vecinos que han decidido alentar la medida asumida por el gobierno nacional con distinto tipo de acciones como esta familia (foto) de Tigre que decidió colocar una sábana en el portón de su casa con la leyenda “Yo me quedo en casa”. Otros vecinos alientan desde los balcones y proponen a través de redes sociales un aplauso para los médicos todos los días a las 21:00.

Están, también, los más rebeldes que, en algunos casos, protagonizan hechos absolutamente repudiables como la agresión a policías en el barrio San Alberto de Ituzaingo, como muestra el video subido a las redes por un vecino. Los efectivos desde un patrullero alertaron de la cuarentena a un grupo de jóvenes reunidos en la calle y recibieron como respuesta una lluvia de piedras.