Argentina y México plantearon este miércoles de manera conjunta ante el G20 la creación de un fondo de reservas con la moneda del FMI (DEG), para que pueda ser utilizado por los países de ingresos medios, que son los que más sufren los costos financieros de las altas tasas de los préstamos.

Para la Argentina, cuya participación en el organismo es de 0,67%, el monto a recibir será unos US$ 4.354 millones que pasarán a embolsar las reservas internacionales del país, según precisó recientemente el Ministerio de Economía.

En una declaración firmada por ambos países presentada este miércoles por el ministro de Economía, Martín Guzmán, y su par mexicano Artuyra Herrera, durante la reunión del G20, solicitaron «considerar nuevos mecanismos a través de los cuales los nuevos DEGs, proporcionalmente asignados, puedan beneficiar a los países de ingresos medios que los necesitan.

También solicitan «analizar, sin descartar mecanismos bilaterales o de otro tipo para hacer uso de la próxima asignación de DEGs, la posibilidad de crear un fondo específico en el seno de las Instituciones Financieras Internacionales, que favorezca una reestructuración más ordenada de la deuda de los países de ingreso medio en dificultades o la mejora de sus condiciones de financiación», reza el texto conjunto.

El G20 dio mandato al FMI para elevar la emisión de moneda del FMI (DEG), que servirá para complementar las reservas de todos los países miembro, durante la última reunión de ministros de finanzas que se celebró en febrero.

De esta forma, la directora Kristalina Georgieva avanzó en la propuesta para dotar al FMI de US$ 650.000 millones, que los países recibirán según la asignación de la cuota que tenga cada país en el FMI, y cuyos detalles se conocerían en junio próximo.