El grupo cordobés Arcor informó a la Bolsa de Comercio que en 2018 tuvo ventas por $85.600 millones, cifra que no alcanzo para presentar un superávit ya que el balance anual dejó pérdidas por $1.010 millones.

El duro golpe que sufre como consecuencias de la recesión económica y el cambio de hábito de los consumidores, generó un balance negativo que es el segundo que sufre en su larga historia que se remonta hasta 1951. La última vez que presentó pérdidas en un balance anual fue en el 2002 en medio de una de las crisis económicas más profundas