Con una muy fuerte adhesión que abarca todo el país se realiza el paro general convocado por la Confederación General del Trabajo (CGT) y acompañado por las dos CTA y el Frente Sindical para el Modelo Nacional (FSMN). Si bien la medida de fuerza no contempla movilizaciones, en distintas ciudades se realizarán ollas populares.

La pérdida de empleo, la constante suba de precios que ha llevado los indicies de inflación interanual a superar el 50%, el costo de los servicios públicos y la caída del poder adquisitivo, son algunos de los magros resultados logrados en la actual gestión que se han transformado en el principal reclamo de los trabajadores nucleados en las centrales obreras. El secretario General de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, aseguró que «la contundencia del paro es absoluta», lo atribuyó a que fue convocado «por todas las centrales de trabajadores». En tanto, el referente de la CGT, Héctor Daer señaló que «el paro es contundente». Sectores de izquierda como el Polo Obrero realizan piquetes en varios puntos de ingreso a la ciudad.