La preocupación oficial por la formación de cianobacterias en el Río de la Plata ha llevado a la Subsecretaría de Recursos Hídricos, organismo dependiente del ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos bonaerense, propiciar la conformación de una Mesa Técnica Interinstitucional que estará integrada por los representantes de Aguas Bonaerenses Sociedad Anónima (ABSA), de la Autoridad del Agua de la Provincia de Buenos Aires (ADA) y de la Subsecretaría de Recursos Hídricos.

Además, se convocará a participar a los municipios de Berisso, La Plata y Ensenada; a representantes de la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC), al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina La Plata (Conicet-La Plata), la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y la Universidad Tecnológica Nacional (UTN). En tanto que ha tomado la intervención de su competencia la Asesoría General de Gobierno.

Esta necesidad surge a partir del extraordinario proceso de floración algal –cianobacterias- que recientemente ha visto comprometido el funcionamiento de la toma de agua ubicada sobre la margen derecha del río en la localidad de Punta Lara y que pueden afectar la calidad del agua.

Al respecto el Subsecretario de Recursos Hídricos, Guillermo Jelinski, expresó que “este fenómeno no es un hecho aislado, y es producto de una bajante importante del Río Paraná, combinada a otras condiciones favorables para la proliferación de cianobacterias, como las altas temperaturas, motivo por los cuales podría incrementarse su frecuencia y probabilidad de ocurrencia” y agregó “en este marco, resulta de gran importancia el fortalecimiento de los vínculos de cooperación y colaboración entre las distintas instancias y niveles de organización estatal, de manera tal que permitan el abordaje conjunto de la problemática”

Esta mesa tiene como objetivo la intervención coordinada de los distintos niveles y áreas del Estado con competencia en la materia, a los fines de definir medidas de prevención y mitigación de efectos, y diagramar un plan de emergencia ante la posible reiteración del evento, con la debida fundamentación científico técnica