En Tucumán, donde asistió a la asunción de Juan Luis Manzur como gobernador de la provincia, el presidente electo propuso para su mandato “garantizar derechos y poner en marcha argentina. Con un escenario muy complejo de alto endeudamiento”. Resaltó que “uno de cada tres chicos menores de 14 años son pobres en un país que se jacta de producir alimentos para 400 millones de personas”. 

Fernández revindicó a gobernadores, intendentes y organizaciones sociales en su tarea para luchar contra las necesidades básicas del segmento más empobrecido de la población. Simbolizó la realidad señalando, ”somos un país extraño que choca con las mismas piedras”, sin embargo reconoció la fortaleza del país y su capacidad para levantarse una y otra vez de las adversidades. “Vamos a remangarnos todos para que nadie más pase hambre”, resaltando que será una tarea de todos los argentinos. Finalmente volvió a remarcar el perfil federal que le dará a su gestión de gobierno al señalar, “la argentina que viene será gobernada por un presidente y 24 gobernadores”