Una persistente tos llevó a que Alberto Fernández realice una consulta médica en el Sanatorio Otamendi. Para completar la misma y por sugerencia de los profesionales que lo atendieron quedó internado en observación para realizarse chequeos durante 48 horas.

El precandidato presidencial permanecerá hasta mañana, miércoles, en este nosocomio. “Cuando vine acá, porque hace 15 días estoy con tos, mi médico de cabecera me propuso hacer más estudios ya que iba a largar una campaña. Quise hablar para sacar cualquier locura de la cabeza de alguien. Está todo bien. No hay ningún tema que sea preocupante. Voy a estar 48 horas internado. Preferí hablar para no generar ningún tipo de especulación”, dijo Fernández al canal C5N.