En un acto en Villa Carlos Paz, acompañado por el senador Carlos Caserio presidente del PJ cordobés, Alberto Fernández afirmó que el país se encuentra en un peligroso proceso de decadencia que se puede cambiar en octubre cuando los argentinos «digamos basta de tanto odio porque no nos merecemos esto. Estamos pariendo un triunfo de toda la Argentina. Lo único que les pido es que me ayuden porque lo que se viene lo vamos a hacer todos».

El candidato presidencial del Frente con Todos, que estuvo recorriendo la provincia en los últimos dos días, recibió el apoyo con su presencia en este acto de un amplio abanico de legisladores e intendentes que acompañan la gestión del gobernador Juan Schiaretti que fue reelecto hace pocas semanas obteniendo el 57% de los votos. El mandatario provincial mantiene una imparcialidad en la lucha electoral por llegar a la Casa Rosada, sin embargo el grueso de los legisladores e intendentes locales que responden a su estructura política han dado señas claras de apoyo a Alberto Fernández. “Nunca voté un candidato que no fuera un compañero peronista, no soy de los que pueden estar arrepentidos», afirmó el senador Caserio.