El primer día de reparto de la canasta escolar nutritiva, que distribuye el gobierno porteño cada quince días en las escuelas de la Ciudad reemplazando a las viandas que venía entregando desde que se suspendieron las clases, generó las nada aconsejables aglomeraciones en la puerta de los establecimientos educativos. Para colmo, muchos se fueron sin las bolsas con los alimentos después de estar una o dos horas haciendo fila. El gobierno porteño tuvo muchos inconvenientes para poner en marcha su propuesta en los 1.253 establecimientos que había planteado inicialmente. Muchas familias se fueron sin su canasta y las que se lo llevaron fue con una desilusión enorme al ver lo que tenía.

“Con la comida de nuestros pibes no se juega” posteó Matías Zalduendo, maestro del Mariano Acosta y Secretario de Derechos Humanos de UTE-CTERA, retratando lo que sucedía en el Polo Educativo de Villa Lugano. No fue el único lugar, en la escuela 12, del Distrito Escolar 15, se entregaron bolsones de desayuno y no los de almuerzo; en la escuela 27 del Distrito 4 se entregaron 120 bolsones para 160 chicos becados; en la escuela 13 del Distrito 4. En muchos casos los camiones de distribución llegaron tarde en otros casos las familias no pudieron retirar la mercadería porque no estaban en una lista.

El gobierno porteño reconoció que hubo fallas en la entrega. El Ministero de Educación, Luis Bullrich, este jueves en una conferencia de prensa, señaló que la intención de dar la canasta cada 15 días es para evitar el traslado diario de las familias. “Seguimos garantizando el servicio alimentario para los 300.000 estudiantes de la Ciudad” y, en ese contexto, explicó que “desde ayer estamos entregando una canasta nutritiva quincenal por alumno, que tiene frutas, verduras y alimentos secos” y agregó: “Durante estos tres días vamos a estar entregando 1.776.000 raciones de desayuno, más 1.134.000 almuerzos y 602.000 refrigerios”. La canasta incluye leche, té, mate cocido, galletitas, frutas, verduras, arroz, fideos, azúcar y atún, entre otros alimentos.