El lunes pasado un incendio intencional destruyó el auto de Gustavo Hein, jefe comunal de la intendencia entrerriana Basavilbaso y actual candidato a Diputado Nacional por Juntos para el Cambio. El hecho ocurrió en el propio domicilio del intendente, afectando a una parte de su casa. Horas más tarde de ocurrido el hecho fue detenido un hombre de 35 años.

Sin mediar información que así lo señale, la ministra Patricia Bullrich se sentó en la comodidad de un set televisivo amigo para asegurar que el agresor era un militante ultra K. No satisfechos con semejante denuncia el propio presidente Mauricio Macri visitó este miércoles a Hein, quién además preside el PRO en la provincia de Entre Ríos. Promocionó la visita desde los medios oficialistas y sus propias cuentas en redes sociales. Así es que Macri tuiteó: “Hoy estuve con Gustavo Hein, intendente de Basavilbaso, para acompañarlo, expresarle mi preocupación y condenar rotundamente el ataque del que fue víctima. Antes de ayer a Gustavo le incendiaron el automóvil en su propia casa como una amenaza criminal”. Lo cierto es que desde la fiscalía de Entre Ríos desmintieron cualquier vínculo del atacante con el kirchnerismo. El propio intendente Hein también lo hizo.  La Procuración General provincial comunicó que no tenía elementos probatorios sobre una motivación política. El broche final lo dieron medios locales recordando que el agresor tenía fotos junto al intendente y habría colaborado en la campaña electoral que lo instaló en la intendencia. A lo sumo se trata de un votante macrista decepcionado que mal canalizó su enojo.