Avalada por el apoyo que recibió del Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, y también por la estructura partidaria de Juntos por el Cambio, la ministra de educación, Soledad Acuña, reforzó este martes su mirada degradatoria sobre los docentes focalizándola en quienes, a su entender, realizan tareas militantes en las escuelas. “Hay un grupo de docentes, que no es mayoritario y entiende el lugar como un espacio de militancia. Vamos a trabajar para que esto no sea así, para que el aula sea un lugar diverso y de pluralidad”, respondió Acuña en conferencia de prensa. La ministra evitó ingresar en sus otras consideraciones realizadas en una videoconferencia y ratificadas en una carta pública a los docentes, señalando que quienes eligen ser maestros son personas “cada vez más grandes de edad» y de «los sectores más bajos socioeconómicos» con poco «capital cultural».

Cuando se le preguntó si tenía algo para señalar sobre la noticia de tapa publicada por Página 12 este fin de semana, Acuña no desmintió la información. El diario hizo referencia a su formación primaria y secundaria en un colegio de Bariloche conducido por el jerarca nazi Erick Priebke. Tampoco quiso, cuando un periodista le preguntó, reflexionar sobre sus años en esa institución ni intentó hacer una valoración de eso. Acuña eligió pasar por alto el tema para reivindicar su tarea como ministra.