Tal como se había prometido a principio de semana Abuelas de Plaza de Mayo presentó al nieto 130 que restituyó su identidad.

Se trata de Javier Matías Darroux Mijalchuk, hijo de Elena Mijalchuk y Juan Manuel Darroux, ambos desaparecidos en diciembre de 1977. Gracias al trabajo conjunto de Abuelas, la CONADI y el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG), Matías pudo encontrarse con su familia, saber su origen biológico e iniciar otra búsqueda –la de su hermano o hermana–, ya que al momento de la desaparición, Elena estaba embarazada de dos meses. «Yo siempre respondía que tenía la certeza de que podrían haber sido desaparecidos (sus padres), pero estaba bien con quien era y  no me convencía entrar en una búsqueda», explicó Javier para agregar, «Fue recién a fines de 2006 que entendí el egoísmo de mi postura. Del otro lado podía estar buscándome un hermano, un tío, una abuela. Vane (su pareja) y mis amigos tenían razón: mi tío me buscaba desde hacía 40 años».